sábado, 24 de noviembre de 2007

2.Los indicadores del malestar docente

1. Factores de primer orden: Los que inciden directamente sobre la acción docente limitándola y generando tensiones de carácter negativo en su práctica cotidiana. Son los siguientes:

. Los recursos materiales y las condiciones de trabajo: La falta de recursos limita la efectividad de la actuación del profesional y llega a producir la inhibición en el desarrollo docente. Se puede manifestar como falta de recursos: Materiales, didácticos, humanos e incluso falta de recursos de actuación: poca autonomía.

. La violencia en el aula. Es importante debido a la actualidad del problema y a la fuerte incidencia que este factor ejerce sobre la seguridad y la confianza de los profesores en sí mismos. (Olweus, 1999, introduce el concepto Bullying, y las traducciones al castellano son diversas: acoso, victimización, matonaje, amenaza y hostigamiento). El aumento de la violencia en las instituciones escolares es incuestionable pero quizás, más que el hecho de la violencia en sí misma, revierte una mayor gravedad el efecto multiplicador que los hechos de violencia ejercen sobre el colectivo profesional docente.

Cabe relacionar este aumento de la violencia con el descrédito del concepto de disciplina, que tras ser criticado como una imposición arbitraria, no ha sabido sustituirse por un orden más justo con participación de todos.

En el informe del Defensor del Pueblo sobre violencia escolar de 1999, puede leerse:
El 30% de los escolares declara sufrir agresiones verbales con cierta frecuencia. El 9% declara haber recibido amenazas para meter miedo. El 14% declaran que sus compañeros les aíslan. El acoso sexual puede situarse en el 2%.
A cada tipo de agresión le corresponde un lugar. El aula es el escenario de las agresiones verbales y rotura y robos de cosas. Fuera del aula es el lugar donde se producen las exclusiones, las amenazas y la violencia física.
De cada 100 casos, 36 son comunicados a la familia y un porcentaje menor a los profesores. Los estudiantes prefieren recibir ayuda de algún amigo. Hay un porcentaje de casos en que el agredido no comunica nada.
Los mayores índices de violencia escolar, según datos aportados por la O.I.T. (1981), se dan en los niveles de enseñanza secundaria. La violencia puede ser: verbal, física, entre compañeros, a los profesores por parte de los alumnos y por parte de los padres y hacia el propio centro escolar.

. Agotamiento docente y la acumulación de exigencias sobre el profesor: Algunos sinónimos del agotamiento docente son: “burnout”, “malaise enseignant”, el término aparece por primera vez en 1979: Bardo, P. “The pain of teacher burnout”.
Este término es utilizado como sinónimo de un ciclo degenerativo de la eficacia docente. El agotamiento aparece como consecuencia del malestar.
Síndrome del quemado (burnout): aparece como resultado de situaciones de estrés prolongadas. Este término ha sido acuñado por dos psicoanalistas alemanes (H.J. Freudenberger y Von Ginsburg 1974), y designaban con este término, el agotamiento físico y psíquico en los trabajadores de la organización de carácter social. En el tema 4 sobre el Estrés, aparecen descritos los síntomas de esta patología.

1. Factores de segundo orden: Referidos a las condiciones ambientales, al contexto. La acción de éstos factores es indirecta y afecta a la eficacia docente al promover un descenso importante en la motivación del profesor y en su trabajo:

. Modificación del rol del profesor: El proceso histórico actual, se caracteriza por una rápida transformación del contexto en el que vivimos. Esta transformación implica la modificación en el rol del profesor, en este momento se vive una fase de desencanto del docente, hay una subvaloración de la función de los profesores y un cierto desprestigio social.
Antiguamente la escuela y la sociedad coincidían en los modelos a transmitir, en la actualidad este hecho ha cambiado debido, entre otras cosas, a la gran profusión de conocimientos que están al alcance de la mano y resultan, en cierto modo, inabarcables.
Esteve (1999), afirma que con el acceso de toda la población a la educación, muchos profesores realizan funciones de asistencia social. Surgen por tanto, problemas a los que urge dar una solución rápida para no recurrir a la pedagogía de la exclusión. Por otro lado, la saturación de las aulas es otro agravante de la difícil situación actual. Evidentemente, no es lo mismo educar a 20 que a 40 alumnos, entre los cuales, además, se encuentran estudiantes con carencias psíquicas, físicas, afectivas y sociales, sin que exista la contrapartida de una buena preparación y adecuación de los docentes para afrontar estas nuevas realidades. En la actualidad, el fenómeno de la inmigración viene a sumarse al conjunto de factores que contribuyen a esta modificación del rol docente.

. Ambigüedad del rol del profesor: La función docente es, en la actualidad, núcleo de contestación y contradicción. Todas las transformaciones del contexto social obligan al profesor a adaptarse a este cambio de rol, reto que no siempre se consigue fácilmente.
. Por un lado, se exige al docente ser un modelo y, por otro, ser un mero transmisor de conocimientos.
. Rol de compañero y, al mismo tiempo, evaluador, (papel de apoyo y juez).
. Debe controlar el desarrollo individual dentro del proceso grupal (intentando la acomodación de todo el grupo), y al mismo tiempo, el proceso de aprendizaje que tiene que seguir y cumplir las programaciones del Ministerio. Es decir, conjugar las necesidades individuales y de grupo de sus alumnos con la política educativa dictada desde fuera.
. La modificación del contexto social: el docente es sometido a presiones socio–políticas desde las cuales progresivamente se va aumentando la carga de responsabilidad profesional. Existe una crisis de identidad causada por la misma situación socio–política que nos toca vivir y un factor determinante es el descenso demográfico que afecta al profesional docente. Estos cambios del contexto inciden en el profesor en cuanto a las expectativas, al apoyo y al status social que mantiene.
Los objetivos del sistema de enseñanza y el avance del conocimiento: Ante el continuo avance del saber aumentan las responsabilidades y exigencias que se proyectan sobre los docentes. Los profesores se ven implicados en profundas transformaciones de su trabajo profesional. El continuo avance del saber, y el fácil acceso al conocimiento impone nuevos retos al profesor: debe estar al día de todo, cosa que es imposible. Asumir las nuevas funciones que el contexto social exige de los docentes, supone el dominio de una amplia serie de habilidades personales para las que el docente no siempre ha sido preparado.
. La carga del trabajo: Aparentemente, la jornada laboral, condicionada por el largo periodo vacacional, es más reducida (respecto a otros colectivos profesionales), pero al mismo tiempo esta jornada se ve atenuada por la influencia de otros factores:
. El tiempo de preparación de las clases: el tiempo promedio de preparación del trabajo didáctico y de las actividades de evaluación oscila, en la escuela primaria y secundaria, entre 1 y 13 horas semanales respectivamente.
. Otras actividades institucionales: trabajar en un centro educativo supone una considerable cantidad de reuniones de todo tipo y un continuado reciclaje profesional. Lo cual exige una reconsideración a la hora de plantear la actividad docente como una actividad de dedicación laboral significativamente menor respecto a otros profesionales.
Franco Ghilardi en “Crisis y perspectiva de la profesión docente”. Barcelona, Gedisa, 1993. (En el capítulo VII reporta datos sobre la situación de los docentes en Europa: Bélgica – Dinamarca – Francia – Alemania – Grecia – Inglaterra – Irlanda – Luxemburgo – Holanda – España)

3 comentarios:

Alberto dijo...

Hola Matha y Elena
He leído su blog, y coincido con ustedes que se trata de un tema fundamental y que debe ser abordado en todos los niveles. Espero puedan continuar con la tarea.
Un saludo
Alberto Christin
San Luis, Argentina
PD.: Invito a visitar mi blog sobre el tema:
http://docentemalestar.blogspot.com/
Desde ya que colocaré en el un link al vuestro

Anónimo dijo...

Hola
He leido vuestros articulos ,el tema me parece de interesante actualidad ,creo que el bienestar psicopatologico docente esta descuidado en nuestro pais.

Saludos Carlos

Anónimo dijo...

Hola
Soy una sociologa en paro y creo que los problemas que expones se solucionarian si se repartiesen entre los distintos especialistas, pero para eso se necesitarían más medios.
Desde Granada Susana suerte con vuestro blog